Candidatos a webo

La decisión está tomada y parece predecible, como lo vaticinamos desde antes de iniciar el presente proceso 2017-2018, el plan de reparto era que la candidatura presidencial quedara en manos de Ricardo Anaya y a la jefatura de Gobierno de Ciudad de México, para Alejandra Barrales, dirigentes de PAN y PRD respectivamente.
Caminan como quebrándose como los cangrejos, un pasito hacia adelante y dos pasitos para atrás, pero siempre aplastando a quienes se interponen a sus planes, en camino pavimentado, luego de la renuncia de la esposa de Felipe Calderón.
La petición de la damnificada del gobierno calderonista ya no vale para el Frente, y las demandas de Moreno Valle y Silvano Aureoles duermen el sueño de los justos, petición también hecha por Mancera, a quien mandaron a la cola como en las taquillas de los estadios. A todos les dijeron que no a una elección abierta.
Cientos de años de cárcel por su distinción suman los demandantes de proceso abierto a la ciudadanía y son peces tan gordos como Miguel Mancera, Moreno Valle y Margarita Zavala, así como Silvano Aureoles.
Todos sintieron ante el payasito de la tele, el frío del acero correr por su espalda hasta la parte más meridional; vieron caer a Ricardo Monreal a quien consideraban como abanderado en la Ciudad de México, pero esa posición ya se la había reservado la Barrales para sí.
Los perredistas desperdiciaron la oportunidad de que su candidato fuese Monreal y no cabía otra posibilidad, porque el plan inicial de Anaya y Barrales era que la candidatura del frente fuera para la avecindada en Miami.
Lo peor para los todavía dirigentes del PAN y PRD, es que son muy vulnerables por su enriquecimiento inexplicable el uno y la otra también, ésta por sus casas en Las Lomas y el lujoso departamento en la península de Florida.
Anaya tiene la complicidad de Alejandra Barrales y desdeña la opinión del dueño del partidillo Movimiento Ciudadano, que nomás no pinta fuera de Jalisco, pero el imberbe no puede ganar la presidencia luego de mandar al sacrificio a Margarita Zavala y Moreno Valle. Cualquiera de los dos puede ganarle al dirigente panista en una elección nacional, pero también tienen en contra el haber ninguneado a Mancera.
Lo único que tiene Anaya en el PAN es a su nómina, pero también cuenta que habría de decidir las candidaturas de diputados y por ello la complicidad de los gobernadores panistas, quienes buscan tener protección para cuando dejen el cargo. Se agregan los diputados y senadores chapulines, que necesitan su palomeo para las próximas candidaturas.
Al asumir que ya tiene en la bolsa la candidatura del Frente para la Presidencia, Anaya olvida que la base de su partido se encuentra con mucha simpatía para Zavala y Moreno Valle y eso le restará mucha preferencia electoral, pero está tan ciego como la dirigente perredista, a quien no le queda mucho y habrá de dejar el cargo y deberá salir por la puerta de atrás.
Como todos los opositores incapaces, culpan al PRI de todos sus males y argumentan para no hacer una elección abierta que serviría para que el tricolor les imponga candidato, pero de ser posible tal hecho, entonces no tienen para qué jugar, porque la elección la tendrían perdida, pero la realidad es que no quieren la elección abierta porque se las ganarían Moreno Valle o Silvano Aureoles, o Miguel Mancera.
Solamente les quedan nueve días, pero dicen estar inmersos en la elaboración de un programa de gobierno, dado lo cual las candidaturas pueden esperar, pero en la realidad, el PRI destapará candidato en dos semanas; el Peje ya es candidato definido para Morena y las precampañas deben iniciar el 15 de diciembre. ¿Y todavía creen que deben esperar para después?
A ver si pueden lograr que los perredistas de todo el país, acepten que su abanderado sea el cuestionado dirigente panista, acusado de tener a la familia en Estados Unidos porque México no es seguro, con lo cual le dan militancia perredista para que vote por López Obrador.
Todavía peor la tendrá la jerarquía panista, cuando les expliquen a los panistas tradicionales de la capital, que la mejor opción para gobernar la ciudad más grande de México, se llama Alejandra Barrales y es perredista, promotora del aborto y de los matrimonios entre personas del mismo sexo.
En el PRI ya dijeron que habrá candidato presidencial dentro de dos semanas y pudiera no ser Meade, porque tiene enfrente una oferta irrechazable como gobernador del Banco de México, pero antes debe decidir el PRI si continúa con la intención de postularlo o de plano lo dejan en el Banxico.
Como sea, los desocupados de hoy que comentan el raquítico avance de Margarita, tendrán mucho para llegar los espacios de redes sociales, solamente con el nombramiento del ahora tapado, pero en los medios, habremos de ocuparnos del tema, al igual que harán los nacionales y la prensa internacional. El candidato priista tendrá un gran arranque en medios.
Por eso mismo los alcoholegas dedicados al análisis político, consideran que hay lentitud en el frente opositor, quienes argumentan que tienen tiempo de sobra, pero parecen desconocer que López Obrador no es cualquier contrincante y tampoco el PRI tendrá un candidato sencillo de vencer.
Parece que los frentistas tienen tiempo de sobra y en lugar de darle velocidad a su proyecto de gobierno, juegan con nombres para otras candidaturas, y dicen los malpensados que no se preocupan porque acordaron que sea Anaya el candidato presidencial y la Barrales a la jefatura de Gobierno, pero sueñan y no reconocen que la constitucional la tienen perdida. El sospechosismo aflora, en el tema de haberse vendido al gobierno de Peña Nieto, porque juegan a perder.
Si como lo planearon, destapan candidato en diciembre, los del PRI y Morena ya van a llevar mucha ventaja, lo cual confirma que el dedazo es criticado pero demuestra una vez más su efectividad y evita fracturas que sí se darán en el frente, que de amplio pasa a ser cada día más estrecho.
Cada día que le dejan libre a los medios para el PRI y Morena, les va a costar caro a los integrantes del Frente, mientras los operadores de medios del tricolor y del gobierno avanzan en la promoción de su método, ya acordado en la asamblea nacional y con los notables aplaudirán a rabiar al candidato del dedo divino.
Los frentistas confían en que Anaya trae mucha promoción por los millones de spots en radio y televisión propiedad de su partido y aprovechados para su promoción personal, pero también han corrido ríos de tinta y miles de horas de tiempo aire en radio y televisión, para dar difusión a sus trácalas y las de su familia.
El ex joven maravilla resultó todo un cabroncito, porque el Frente fue formado exclusivamente para hacer a Ricardo Anaya el candidato presidencial, pero si se les atora y optan por un impoluto personaje externo, entonces todavía será peor y el arranque ya no será parejo. La van a perder.
Ejemplo en Jalisco, donde Enrique Alfaro se perfila para ser candidato del Frente, pero en nada le abonaría un candidato presidencial como Anaya, porque para los panistas, Jalisco es un territorio ya miado por las flotas de la esposa de Calderón Hinojosa.
Nos leemos mañana.
Comentarios
Cargando...

En Vallarta Noticias te exhortamos a efectuar una comunicación respetuosa. Nuestra política como sitio web y con apego a Ley es valorar la libre expresión de los usuarios, del tal modo hacemos la aclaración que la responsabilidad de los comentarios aquí plasmados son únicamente responsabilidad de su autor.

Por tanto nos reservamos el derecho de eliminar algún comentario que desde un principio solo tenga como fin denostar u ofender a ciertas personas o instituciones. Si se considera que algún comentario debe ser eliminado favor de denunciarlo al correo del sitio.